28 de diciembre de 2008

Solo unos sencillos canelones

detalle

¿Os acordáis de los canelones segundones? Aquí están los culpables de aquella puesta en escena.

Esta es una semana rara en la que he conocido a unas cuantas buenas personas, donde mi trabajo se ha salido un poco de su habitual rutina, lo que me tenía un tanto preocupada, lo admito. Ha resultado bastante mejor de lo que pensaba aunque ha sido algo cansado.

Después Nochebuena, cena familiar en casa con parte de la familia, hay que repartirse, pero eso si, el día 25 desde hace años es el elegido para juntarnos los tres hermanos con los hijos y nietos que cada uno aporta. Lo cierto es que de momento la única que tiene nietos es mi hermana Tere, Daniel y la pequeñina Sofía, que está para comérsela.

La cena de Nochebuena me quedo bastante digna, la crema de setas con carabineros se ha hecho merecedora de ser preparada otro día para poder compartirla, no hice ni una sola foto, ya me vale…

La comida de Navidad fué en casa de Paqui, que al ser más grande que la mía la hace más cómoda para este tipo de eventos. Dicho esto sólo añadiré que no fui capaz de cenar nada de nada.

Creo que no os debo seguir aburriendo con el resto de la semana así que vamos con los canelones y sus ingredientes:

- 2 chalotas
- 1 cebolleta
- 2 puerros
- 1 pera conferencia
- Gambas
- Salmón fresco
- 1 cuchara de harina
- 100 ml de nata líquida
- Pimienta y nuez moscada
- Pasta para canelones
- Tomate frito

ingredientes

A lo mejor estoy exagerando pero la luz que esa mañana había en Madrid era, a mi parecer, maravillosa, es una lástima que cambie tan deprisa, aunque mis ingredientes le están muy agradecidos. Creo que hice como unas diez fotos pero no quiero ser plasta así que pondré solo esta que como muestra es suficiente.

Empiezo haciendo un sofrito con las chalotas, las cebolletas y los puerros. Cuando está bien pochadito añado las gambas, el salmón, la pera, la harina, la nata y la pimienta, lo dejo cocer unos minutos.

relleno

Extiendo la pasta ya cocida sobre un paño limpio, relleno los canelones y los voy poniendo en una fuente de horno con el fondo cubierto de tomate frito.

Preparo una salsa de queso con:

-1 cucharada de harina
-1 cucharada de mantequilla
- 1 tarrina de queso azul
- ½ tarrina de queso mascarpone
- Leche entera
- Nuez moscada


bechamel

Caliento la mantequilla, añado la harina y dejo que se haga un minuto, pongo los quesos, la nuez moscada y la leche, suficiente para dejar una salsa ligera, remuevo bien y dejo cocer.

queso

Con esta salsa cubro los canelones, encima queso rallado y unos trocitos de mantequilla y al horno, fuego por arriba y por abajo a unos 180º. Se puede sustituir esta salsa por una bechamel clarita.

emplatado

Quedaron muy ricos y nada pesados. Espero que os hayan gustado.

19 de diciembre de 2008

HEMC # 28 Lomo de orza

detalle

Antes de empezar quiero desearos a todos los que pasais por esta vuestra casa una muy ¡FELIZ NAVIDAD!

Después del curso de Valdemanco, hace ya un par de semanas, lo más fácil de preparar es este lomo de orza, que me encanta y además se puede comprar en cualquier carnicería.

El diccionario dice:

Orza 1: (Del lat. urceŭs).
1. f. Vasija vidriada de barro, alta y sin asas, que sirve por lo común para guardar conserva.

Yo no tengo una orza, realmente no es un problema, lo pondré en cristal donde se conservará sin problemas, espero.

Es una forma muy común de conservar la carne sobre todo en zonas rurales, lo que demuestra que las buenas gentes de los pueblos son bastante más inteligentes que los que vivimos en la capital, que no se nos ocurre planteamos utilizar estos métodos tan sencillos de conservación de algunos alimentos que están al alcance de cualquiera.

Es un alimento muy útil para esas veces que llegas tarde y no tienes nada preparado, sacas el tarro o la orza, coges unos trozos del lomo los fríes un poco en su propia grasa y con unas patatas fritas o con una ensalada, los más valientes con un huevo frito y ya tienes un plato de lo más completo además de perfecto.

He variado un poco la preparación que hizo Juan, he puesto menos ajo y los demás ingredientes los he añadido un poco a ojo, y no me he podido resistir a una ramita de romero fresco encima de la carne ya al abrigo del adobo. La rasadle cerdo cuanto más negra tenga la pata, mejor, pero este de hoy es un cerdo tan blanco como yo y ha quedado tan rico.

Los ingredientes:

- 1 ½ k de lomo de cerdo
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharada de sal gorda
- Tomillo fresco
- Orégano
- 1 ramita de romero fresca
- 250 ml de Manzanilla
- 1 cucharada de pimentón dulce
- 150 ml de aceite de oliva

lomo especias

El ajo, la sal, el tomillo y el orégano lo he machado en el mortero, allí mismo he añadido el pimentón, la manzanilla y el aceite, mezclo bien y ya tengo el adobo.

mortero

El lomo que tenía cortado en rodajas de un grueso generoso, las he ido dando un buen baño por el adobo y de ahí a una fiambrera. Ya tengo todas las rodajas bien colocaditas, sobre ellas vuelco todo el adobo restante para que pasen dentro de el unas 24 horas.

adobo

Ya han pasado esas 24 horas, más o menos, las voy poniendo sobre una rejilla para que escurran un poco y evitar que salten como locas de contentas en contacto con el aceite bien caliente, al que he añadido unas 2 cucharadas generosas de manteca de cerdo.

manteca grasa

Frío las rodajas, no en exceso, tienen que quedar sonrosadas por dentro, que no crudas, hay que tener en cuenta que tienen que pasar una segunda fritura en el momento de servirlas. De la sartén a un tarro de cristal, o una fiambrera de cristal, o lo genial, a una orza.

orza

El aceite restante si no se quema demasiado, y no se ha quemado, lo cuelo y lo aprovecho para cubrir la carne en el tarro. Dejo que se enfríe, lo tapo y lo guardo en sitio fresco o en la nevera.

emplatado

Lo más fácil, sacar la cantidad que necesitas, “refreírlo” y acompañarlo con unas patatas fritas, pimientos fritos rojos o verdes o sencillamente un chutney de mango y a disfrutar.

15 de diciembre de 2008

Blogs amigos

a las 3 de la tarde
¿a que saben las nubes?
la flor delcalabacín
al amor de la lumbre
albahaca y canela
amiloquemegustaescocinar
las recetas de marichu
bienmesabe
bocados de cielo
bocados dulces y salados
cabriola
caminarsingluten
canecositas
carlos noceda
carlos valencia
cerise
comoju-cova
manel
delantal
delicias y tentaciones
delokos
gormetdeprovincias
el rincon de Bea
elcocinerofiel
gourmet planet
HEMC
garbancita
Josemari
kako-enguete
lacocinadeauro
lacocinadeirene
La Cocina de Lechuza
lacocinademezquita
lacuinadecasa
la olla suiza
la zuccheriera
desalyarena
madrid tiene miga
cuina cuina cuina
mercado calabajio
milcolores
mis recetas bordadas
muchogusto
navarra gourmet
pan y otras viandas
pan y varios
pecadosdelmonaguillo
pepa cooks
pity en la cocina
poskito
recetasdemama
tratadecocinar
vanesuky
webos fritos
zerogluten

Flan de arroz con leche conté

emplatado

No tenía pensado, al menos de momento, contaros este postre por una sencilla razón, no tengo fotos del proceso, tan solo del resultado final, fue después, ya sin el abrigo del molde que me gustó como quedó y decidí hacerle varias fotografías, pero hoy me viene bien, no tengo nada preparado, llevo tres fines de semana bastante locos y no me da tiempo a casi nada, así que hoy tiro de archivo, pero es una receta sencilla y creo que será suficiente con las explicaciones.

La culpable de este finde es mi sobrina Carola, que ha vuelto de La India y hemos estado todos emocionados y bastante acelerados, también han venido sus padres José Luis y Tere desde Valencia y además se han traído al pequeñín de los ojos maravillosos, Daniel.

Se han quedado en Madrid hasta hoy lunes, que ya se marchaban para Alzira, Carola quería ir a ver a sus compañeros de trabajo de Madrid, porque tengo que decirlo o reviento, pero es que la periodista que estaba en Bombay cuando los atentado, dando las primeras noticias para TVE era ella, “Carolina Teruel”, la única periodista europea que pudo informar en directo de lo que allí estaba ocurriendo.

Carola, como ya os conté, estaba en Pune en una ONG de Naciones unidas a 120 km de Mumbai (Bombay), al enterarse de lo que estaba ocurriendo se puso en contacto con TVE y claro, a cubrir la noticia, todos estábamos emocionados y bastante preocupados, lo que nos contaba era para estarlo, sobre todo viendo las fotos que nos enviaba, pero ella, que vale lo que no está en los escritos, estaba feliz aunque muy pálida, no se había llevado nada de maquillaje, como ella decía no iba de fiesta, iba a trabajar, por lo que TVE tubo que enviarle un kit de maquillaje con el cámara y el periodista que enviaron para echarle una mano, llevaba más de 36 horas sin dormir y estaba hecha polvo.

¿Comprendéis mi falta de tiempo? ¿A que se merece toda la atención del fin de semana?

No quiero aburriros, así que vamos con este rico postre del que tengo que intentar recordar las cantidades.

Ingredientes más o menos:

Arroz con leche ya preparado
6 medios melocotones en almíbar
4 huevos
3 ó 4 cucharadas de azúcar
Guindas

Escurro bien los melocotones de su almíbar y trituro todos, menos una mitad, con batidora hasta hacerlos puré y los añado al arroz con leche que debe estar cremoso y espesito. Los huevos bien batidos los añado a la mezcla.

Con la mitad de melocotón que no he triturado hago láminas finísimas y las reservo.

Preparo el caramelo con unas gotas de limón y un par de cucharadas del almíbar de los melocotones y cubro el fondo del molde, antes de que se enfríe del todo coloco las láminas de melocotón a modo de flores con una guinda en el centro de cada una de ellas.

entero

Añado la mezcla al molde y cuezo en el horno a 180º y al baño María hasta que esté cuajado, el tiempo, el que diga cada horno.

Antes de que esté completamente frío lo vuelco sobre una fuente, pero sin retirar el molde, y dejo que se termine de enfriar del todo, pero sin guardar en el frigorífico.

detalle

Se puede acompañar con nata montada, aunque alguna vez sale tan rico que no necesita ayudas, este sólo necesitó un chorrito de nata, pero líquida, para adornar su foto.

Me parece tan sencillo que no creo que echéis de menos más fotos.

6 de diciembre de 2008

Fin de semana en Valdemanco

Algunos terminados


Esta vez el curso era de embutidos y patés artesanos, y más artesanos y rústicos no podían ser. Como otras veces el responsable de todo ha sido Juan, que a fuerza de vernos parece que ya nos conocemos de toda la vida.

Paqui y yo hemos vuelto a coincidir con personas que ya conociamos de otros cursos, entre ellos estaban Charo y José, Vanesa y Joseba, que vienen desde Irún y hacen una pareja estupenda, a ellos además, les conocimos en el curso de quesos, lo más curioso es que a Vanesa no le gusta el queso. También Magdalena, una mexicana que lleva tres años fuera de su país, y hemos conocido a gente nueva, como Elena y Raúl que hacen su propia matanza con cerdos criados por ellos mismos, bueno y muchos más. Un recuerdo especial para Ismael, que vino expresamente desde Venezuela, su tierra, para hacer el curso, un tipo estupendo que se pasó casi todo el tiempo con la cámara de video en la mano y que se sorprendía a veces con alguna de las expresiones que utilizamos los españolitos de charanga y pandereta.


El curso fué muy interesante y entretenido, es genial comprobar por uno mismo lo fácil que resulta preparar unos buenos embutidos caseros, sobre todo si los ingredientes son de primerísima calidad.



Las herramientas


Lo fundamental es tener las herramientas apropiadas para un buen picado, un embuchado y un lugar donde poder colgar y dejar que se aireen los embutidos, las morcillas, salchichas, etc.


Picando para chorizosLa patata


El primer día lo dedicamos al picado y adobado de todas las variedades, parece mentira pero ocupó la mayor parte del sábado, es sencillo pero laborioso, menos mal que no eran grandes cantidades, unos dos kilos de carne por variedad de embutido, algo menos para las morcillas .



Las tripas en salmueraLas tripas- impias


Al ver las tripas crees que te va a dar algo de repelús tocarlas, pero nada más lejos de la realidad, cuando están con sal es como si tocaras bacalao, solo hay que lavarlas bien y dejarlas otra vez en agua limpia con algo más de sal, si son deshidratadas también se dejan en la misma agua para que se hidraten. Las hay de diferentes tipos, de vaca, de cerdo, de cordero, por haber las hay hasta de plástico puro y duro que no hay dios que las rompa, bueno si, unas buenas tijeras.


Yo embuchando


Con las tripas ya hidratadas empiezó lo más divertido, “el embuchado” en el que algunos nos atrevimos a participar en auténtico directo, ya que para picar las carnes Juan no tuvo demasiados voluntarios, aunque Paqui si se atrevió un poco, y digo bien, un poco, se necesita mucho brazo para hacer girar la manivela.

Chorizo patatero


La comida del domingo fue una degustación espléndida de embutidos de todo el país, más el lomo de orza que también se preparó ese mismo día y los patés, de campaña y a las finas hierbas. Todo buenísimo, casi nos comemos hasta los platos, estábamos todos desfallecidos de hambre, el día anterior Juan nos dijo que desayunáramos poco para poder saborear mejor todo lo de la comida, algunos le hicimos caso y claro, a las tres de la tarde nos lo habríamos comido hasta a él.

No quiero olvidarme de darle las gracias a Lina, la mujer de Juan, que el primer día y a media mañana nos subió unas magdalenas maravillosas recién hechas y unas galletas igual de recientes, con unos cafetitos que nos supieron a gloria bendita, la mañanita de nieve era fría, y el café calentito ayudó a que entráramos en calor.


Nieve y frio


Ahora sólo nos queda esperar a que pase el invierno para poder asistir al próximo curso, al que espero que se puedan venir Tere y Pepa además de Paqui.

30 de noviembre de 2008

Pasta-galletas de mascarpone

Un detalle

Una receta de archivo, bueno de septiembre, pero es que hoy acabo de llegar de Valdemanco, de mi curso de embutidos y patés artesanos que me ha tenido ocupada todo el sábado y todo el domingo.En unos días ya os contaré más cositas, ahora las pasta-galletas.

En mis vacaciones preparé unas pasta-galletas que he decidido llamar de mascarpone, es fácil entender el porqué de este nombre.

Una tarrina de mascarpone a punto de caducar y nada previsto a la vista para otra aplicación, así que fue a parar a un cuenco y me limité a ir añadiendo ingredientes, el resultado fue bastante aceptable o mejor dicho, muy rico. Como es habitual en mí no apunté las cantidades de nada y si me descuido casi no era capaz de recordar que les añadí.

Mi hija se empeñó en que lo apuntara antes de olvidarlo del todo, y eso hice, creo que no se me olvidó ningún ingrediente, lo que probablemente haya variado sean las cantidades de la primera vez. El sabor es exactamente igual, creo que estas han quedado más esponjosas, lo que me hace pensar que las otras llevaban algo más de harina,

Es una pasta-galleta de esas que te puedes comer a cualquier hora del día y siempre más de una.

Ingredientes, más o menos:

- 1 tarrina de mascarpone
- ½ bote de leche condensada
- 2 cucharadas de azúcar glas
- 1 cucharita onerosa de levadura en polvo
- 1 huevo
- 1 cucharada de mantequilla punto pomada
-1 cucharita de vainilla líquida
- 5 cucharadas de harina


Los ingredientes

Primero mezclé el queso, el azúcar, la vainilla, el huevo y lo batí hasta dejarlo muy cremoso.

La mezcla La mantequilla

Añado la mantequilla líquida y la harina y sigo mezclando hasta que no quede ningún grumo.

En moldes magdalenaLas galletas sobre papel

Pasé la mezcla a una manga pastelera y fuí rellenando algunos moldes, el resto lo puse directamente sobre una placa cubierta con papel y listos para hornear. El tiempo de cocción dependerá de cada horno, pero necesitan poco tiempo a una temperatura de 180º.

Las de los moldes no suben como si fuera una magdalena, es más, pareces hechas con otra pasta, pero resulta igualmente ricas. Las que han ido sobre la placa quedan muy planitas, lo que facilita comerte siempre más de una.

Las no magdalenas

Las pasta-galletas

Creo que os gustarán, estoy convencida, lástima que hoy que vengo con "mono de dulce" no hay una que echarme a la boca.

23 de noviembre de 2008

Es tiempo de membrillos

Un detalle

La receta de hoy casi no es una receta, su elaboración requiere un esfuerzo tan pequeño que no se muy bien como calificarla. Hacia tiempo que no preparaba los membrillos de esta forma pero hace unos días Aurora, una compañera de trabajo me preguntó si quería membrillos de esos absolutamente naturales, de los suyos, completamente ecológicos y me faltó tiempo para decir que sí, faltaría más.

Estuve pensando hacer carne de membrillo, pero me daba una pereza tremenda estar pendiente tanto tiempo de ellos y encima esquivando las gotas ardientes que salen de las explosiones de los cráteres volcánicos que se forman cuando están casi en su punto, y queman, vaya si queman, lo digo por pura experiencia.

Por lo que decidí asarlos, hacía años que no los preparaba de este modo, creo que es la forma más rica de saborear los membrillos. Al no llevar en su preparación demasiada azúcar les hace conserva al final ese punto natural de acidez que resulta delicioso.

Ingredientes sencillísimos:

- Membrillos
- Azúcar
- Agua
- Nata montada


Cubrir con azucar

Teniendo en cuenta lo duro que es el centro del membrillo siempre los corto en cuatro trozos, así me resulta más fácil pelarlos y quitar las pepitas además de esa especie de coraza que las rodean.

Bien asados

Los pongo en una fuente de horno, los cubro con azúcar, un chorrito de agua y al horno, a unos 180º más o menos hasta que estén bien tiernos. No hace falta darles la vuelta, el membrillo al contrario que las manzanas no se deshacen, sólo hay que controlar que no se quemen.

El emplatado

Para servirlos les he dado unos cortes como si fueran el hermano pobre de un abanico, los he acompañado con un poco de nata montada y han hecho una pareja estupenda, se han mezclado perfectamente los dos sabores, por encima un poco del jugo del asado y un ligero toque de sirope de arce.

Si no habéis probado de esta forma los membrillos es el momento de hacerlo, creo que os va a sorprender y más de uno repetirá, y si no tenéis la suerte de tener a una Aurora a quien darle las gracias entre vuestra amistades... siempre nos quedará un buen frutero.

16 de noviembre de 2008

HEMEC # 27 Canelones segundones

Un detalle

El viernes por la noche dejé fuera del congelador algunos ingredientes con los que tenía pensado preparar unos canelones el sábado.

Y así fue, empecé la preparación del relleno, rellené los canelones, hice mi tomate frito, la salsa de queso, todo listo. Pero una vez más, hay restos ¡Me sobraban láminas de pasta! ¿Tirarlas? Esa palabra es siempre el último recurso para cualquier tipo de sobras en esta casa.

Y como siempre empieza la ruleta de ingredientes para rellenarlos, tenía que ser algo en lo que no tuviera que perder mucho tiempo, que no necesitara ni sofritos ni nada parecido y ¿Dónde buscar? Como no, en el “fondo de nevera”, que haría yo sin él.

Como el resultado ha sido decente he preferido contaros estos últimos, los primeros en unos días. Por mérito propio merecen ser compartidos, pero estos segundones pasarán a formar parte de este HMEC27, aunque hoy estén dedicados muy especialmente a josemari ¡Va por usted!

Los ingredientes:

- Pasta para canelones
- Salmón ahumado
- Nueces picadas
- Queso cremoso
- Mermelada, esta de melocotón
- Huevos para rebozar

El relleno

Sobre un paño de cocina bien limpio pongo a descansan las placas de pasta, sobre cada una de ellas una lámina de salmón ahumado, encima un saludo de queso cremoso con una lluvia de nueces picadas, no demasiado pero quiero que se noten, y por último una nota de dulzor, mermelada, la justa, no es un postre.

Su rebozado

Los enrollo con mimo y los dejo en el frigo hasta que estén bien fríos, lo que facilitará mucho su pase por el huevo batido para freírlos en aceite bien caliente, pero a fuego no demasiado fuerte.

El emplatado

Y sin más a servir acompañados por un poco de salsa de queso y una cucharada generosa de tomate confitado con romero, por encima, un chorrito del aceite dónde se hicieron los tomates.

Los primeros merecen la pena aunque solo sea por ver la foto de los ingredientes donde queda reflejada la luz maravillosa de Madrid que entraba en ese momento por mi ventana, a lo mejor exagero, pero a mi me pareció una luz increíble.

9 de noviembre de 2008

Caldo gallego de fréjoles

Un detalle

Os diré que tenía en el congelador los fréjoles desde Mayo, que los había comprado en el mercado de Santiago, que después de limpiarlos y a punto de cocerlos con unas patatas decidí congelarlos… ¿Por qué?

Simplemente decidí conservarlos para hacer un caldo de fréjoles cuando llegaran los primeros fríos, bueno los primeros frescos, porque aquí en los madriles frío lo que se dice frío aún está por llegar, espero.

Y con los primeros frescos me animé a preparar un plato caliente.

Este plato tan típico gallego se comía en mi casa casi a diario, al faltar mi padre, Mami dejó de prepararlo esas dos veces por semana como mínimo. Tanto a mis hermanos como a mí nos encantaba, aunque cada uno teníamos nuestro preferido, de nabizas o grelos, de repollo, de fréjoles o de berza.

Creo que el de nabizas es mi preferido, pero aquí en Madrid es casi impensable encontrarlas vestidas con sus florecillas amarillas antes de convertirse en los tan conocidos grelos, aunque realmente es la misma verdura me gusta más antes de su puesta de largo.

En mi casa el caldo se sigue haciendo igual que lo preparaba Mami, partiendo siempre de un buen caldo donde previamente he cocido morcillo, espinazo, tocino con veta, codillo y huesos de caña, todo puesto a cocer en agua fría y con una pizca de sal, hay que tener en cuenta que los huesos de espinazo ya llevan sal incorporada por eso yo siempre los lavo antes de que pasen a formar parte de la fiesta del "pote".

Después de una larga cocción, o una sesión de olla rápida como en este caso, retiro las carnes, cuelo el caldo y lo reservo.

Si este caldo lo preparo con antelación dejo que se enfríe en la nevera y de este modo elimino la mayor parte de la grasa que descansa en la superficie esperando su nuevo destino (la basura).

El caldo desgrasado

Lo normal es añadir a la preparación unas judías blancas, única legumbre que mi hija no soporta, por lo que hoy he decidido utilizar unos garbanzos, pocos, además de:

Los otros ingredientes:

- Más o menos 1 k de fréjoles,
- 3 patatas,
- La parte verde de 3 ó 4 cebolletas (porretas)
- Un trozo de unto (grasa rancia)
- Chorizo
- Los garbanzos ya remojados
- 2 chorizos

Fréjoles

Primero pongo a cocer los garbanzos en el caldo desgrasado, cuando están prácticamente cocidos añado los fréjoles troceados, las patatas peladas en tozos grandes y las porretas muy picaditas, cuando todo empieza a hervir añado el unto y dejo cocer a fuego lento hasta que la verdura está tierna. Unos diez minutos antes de terminar añado los chorizos para que cuezan junto con el caldo.

El unto y las porretas

Retiro el unto y pruebo el punto de sal, con una espumadera voy buscando las patatas que aplasto un poco con un tenedor, cuando digo un poco es un poco, no consiste en hacerlas puré, simplemente en trocitos más pequeños que a la vez consiguen espesar un poquito el caldo.

Finalizada la cocción troceo los chorizos y dejo reposar. Personalmente creo que está más rico de un día para otro, aunque no siempre da tiempo a prepararlo con antelación.

En su pote

No se si eran los fréjoles que falaban galego, o las ganas que ya teníamos de comer un plato caliente después de un largo verano, pero nos supo a comida de domingo en el cielo.

2 de noviembre de 2008

Rabo de ternera en redondo

Un detalle

Mi intención no era que este rabo tuviera este final, pero no me arrepiento de haber llegado a él por casualidad.

Lo tenía preparado como parte de una comida con mis hermanos y no sé porqué razón no llegó a la mesa aquel día, supongo que me pareció que no era necesario, lo malo era que entre semana no comemos en casa y para la cena me parecía demasiado contundente. Tenía dos opciones, congelarlo o guardarlo en la nevera una semana con el riesgo de “perderlo”. Y de pronto surgió una tercera.

Pero para llegar a este rico final primero tengo que estofar el rabo.

Los primeros ingredientes:

- 1 rabo de ternera
- 3 zanahorias
- 2 puerros
- 2 cebolletas
- 1 pimiento verde
- 2 ñoras
-1 hojita de laurel
- 1 clavo
- Perejil
- ½ l de vino tinto
- ½ l de caldo
- Sal, pimienta, un poco de harina y aceite


Algunos ingredientes

Después de salpimentar la carne la enharino y la frío hasta que esté bien dorada.

La carne y su salBIen dorado

En una olla rápida con un poco de aceite pongo todas las verduras y las rehogo unos minutos, pongo la carne y añado el vino que dejo cocer unos minutos para que evapore un poco el alcohol y después el caldo, un poco de sal, el clavo, el laurel y las ñoras bien lavadas y sin sus pepitas. Tapo la olla y lo dejo cocer unos 30’. Retiro la carne a una fuente, trituro la salsa y la paso por un colador para que quede finísima.

Hasta aquí todo marcha según lo previsto, aún no he mezclado la carne con la salsa y como ya se que no se va a comer empiezo a pensar que hacer así que empiezo a deshuesarlo y lo pongo todo sobre un buen trozo de film con el que lo envuelvo dándole forma de chorizo y así pasa al congelador y la salsa en otro recipiente le hace compañía hasta su próxima actuación.

El rulo

Llega otra comida con mis hermanos y me acuerdo del “chorizo” congelado y lo saco pensando como puedo aprovechar aquel montón de carne. Se me ocurrieron varias opciones, pero no veía en ninguna de ellas un final feliz y empecé sobre la marcha a cortar la carne en rodajas con mucho cuidado para que no perdiera la forma redonda tan bonita que tenía tras su cautiverio. Y otra vez ¿Qué hago con esta carne? Si la ponía directamente en la salsa para calentarla seguramente se desharía toda y quedaría bastante impresentable, así que opté por la tercera opción.

Más ingredientes:

- Harina y huevo para rebozar
- 3 puerros
- Un trozo de membrillo
- Aceite para freír

Pasé las rodajas por un poco de harina, poca, por huevo batido y las fui friendo, las reservé sobre papel de cocina.

Rebozado y frito

Para alegrar un poco la salsa anterior que tenía congelada poché bién los puerros, a los que al final añadí el membrillo que mezclé bien hasta que estuvo bien deshecho.

Segunda salsa

Lo trituré en la turmix y lo pasé por el colador para que no tuviera ningún hilillo de los puerros y mezclé las dos salsas.

Mezcla de salsas

Puse la salsa en una cazuela amplia y coloqué encima las rodajas fritas. Como no quería que cociera ya mucho más lo calenté en el horno justo antes de servirlo.

En su salsa

Lo acompañé con una rica ensalada de col (si queréis os cuento otro día como la preparo) que aportaba algo de frescura a una carne tan contundente.

Emplatado


El resultado, para mí, delicioso, espero que os guste.