27 de noviembre de 2009

Mi amiga invisible es...

el orden



Es increíble ver como nos seguimos emocionamos con las cosas sencillas, y creo que en este caso no solo hablo de mis sentimientos.

En estos días he leído más de un post de los “amigos invisibles” y he podido comprobar que todos nos emocionamos con las pequeñas cosas y los detalles que otra persona se molesta en buscar para ti sin conocerte apenas, porque bien es cierto que solo nos “conocemos” por lo que contamos de forma puntual, y lo cierto es que no siempre coincide con la realidad.

Yo tengo la suerte de haber conocido en persona a algunos de vosotros, ninguno de ellos me ha defraudado, al contrario, sé que tengo nuevos amigos y lo digo convencida de ello.

Bien, ahora tengo dos nuevas amigas a las que me encantaría “conocer” más y mejor, Vanesuky y Mezquita, pero también hay una tercera, delicias y tentaciones, a la que quiero agradecerle, además, el esfuerzo que ha realizado para organizar toda esta movida.



las cajas la caja



Yo estoy encantada con mi amiga “InviVanesuky” porque ha sabido acertar con sus regalos. Una preciosa caja de flores donde iré guardando todas esas notas y apuntes que recopilo y que cuando tengo tiempo ordeno y clasifico. Las cucharitas me vienen estupendamente para mis presentaciones, el guante es perfecto, y no es broma, NO TENÍA, un día el muy tonto se quemó y no volví a comprar otro. Por supuesto no hay pintor que se precie que tenga sólo un pincel, faltaría más. El libro, muy acertado, tiene recetas muy interesantes que iré leyendo poco a poco. Solo hay algo malo “los bufats” que están buenísimos y eso supone que me saldrán bultos del tamaño de cada uno de ellos, y no voy a decir donde se colocan esos bultos ;)



el desorden la ilusión



Vanesuky, gracias por tu esfuerzo, por tu tiempo, por seguir viniendo por aquí sin que notara nada ¡Ah! Y por esa preciosa felicitación personalizada que conservaré por siempre jamás.

22 de noviembre de 2009

Una tarta con naranja y kiwi

un trozo

Sigo intentando que alguna vez una tarta me quede casi perfecta, y sigo pensando que me queda mucho por practicar. Voluntad, como sabéis, no me falta, porque otra cosa no seré, pero cabezona…

¿Os acordáis de las naranjas en almibar? Fue en Julio y entonces escribí:
Descubrí esta forma de prepararlas hace años, eran parte de una tarta deliciosa (tendré que repetirla). Desde entonces suelo tener un tarro en la nevera que voy utilizando en diversas preparaciones.

Pues al final la hice pero he tardado unos meses en ponerla por un motivo que hoy me parece algo tonto.

En aquel momento no encontré el molde donde tenía pensado hacer el montaje y utilicé una ensaladera de porcelana, bonita y práctica para algunas cosas, pero no para hacer fotos. Al no ser transparente ocurrió lo que tenía que ocurrir, no dejaba pasar la luz y las fotos quedaron bastante oscuras por algunas zonas, tanto que ni el mismo Photoshop era capaz de arreglar en su totalidad.

Hoy me he encontrado con ellas y he decidido darles una oportunidad, me refiero a las fotos, la tarta es bastante fácil, de las que a mi me gustan, porque aún siendo muy torpe queda bastante sabrosa.

Sus ingredientes:

- 1 bizcocho, al gusto y en dos planchas
- 10 rodajas de naranjas en almíbar y su almíbar
- 2 kiwis
- Crema pastelera (*)
- Nata montada (*)

(*) La cantidad dependerá del tamaño (yo he utilizado unos 250 ml de cada)

Lo primero es untar el molde con mantequilla y espolvorearlo con azúcar glas.

las frutas adornar el fondo

En el centro del molde una rodaja de naranja, alrededor, el kiwi pelado y cortado en finas rodajas, alrededor naranjas, en total 8 rodajas.

mezcla de crema y nata


lel kiwi troceado

Mezclo la crema con la nata. Pico el resto del kiwi y las otras dos rodajas de naranja y lo añado a la “natacrema”.

'1ª bizcocho, crema

Pongo parte de esta mezcla en el fondo del molde y encima una de las planchas del bizcocho que emborracho con un poco del almíbar de las naranjas (para esta tarta no utilizar el bizcocho de yogur 1,2,3, resultaría demasiado consistente). Y otra capa con el resto de la “natacrema” y la segunda plancha de bizcocho. A esta también la emborracho con otro poco de almíbar.

plancha bizcocho

La cubro con aluminio o plástico, y la guardo en el frigorífico un mínimo de dos horas.

Se desmolda bastante bien, aunque yo siempre me ayudo un poco con una paletita, o la punta de un cuchillo para despegar un poco los bordes. Sale con bastante facilidad.

la tarta

Y esto es todo por hoy, solo decir que esta tarta la saqué de mi enciclopedia “La gran cocina” de Salvat y del tomo Frutas y postres. Ni que decir tiene que la de la enciclopedia está mucho, pero mucho más bonita, y si alguno tiene ocasión puede comprobarlo, además encontrará postres espléndidos.

15 de noviembre de 2009

Caída y Ajoblanco

un detalle

Martes 10, caída tonta.

Miércoles 11, urgencias y pronóstico: fuerte contractura en zona intercostal derecha.

O lo que es lo mismo, reposo absoluto durante tres días y calmante va, calmante viene, o lo que es lo mismo, no hacer nada de nada. De ahí mi poca actividad en estos últimos días.

El dolor no se ha ido, ya me gustaría, me limita bastante además de irse moviendo a su antojo, y no es broma, es como si fuera eligiendo donde le interesa molestar. En fin, sé que es cuestión de paciencia y de días, por eso hoy os dejo un post que tenía escrito desde Julio y que no había compartido, quizás por parecerme demasiado sencillo, demasiado personal, pero hoy me sirve para no faltar a mi cita del domingo.

______________________________

Dicen que el dinero no da la felicidad, pero que ayuda a conseguirla es un hecho.

Quizás esté exagerando al decir esto, tal vez comparar un rico plato con la felicidad no sea muy correcto, pero el dinero en este caso, por lo menos para mí, es fundamental.

Me explico. Comer en buenos restaurantes implica que siempre sean caros, o mejor dicho, MUY CAROS. Pero una o dos veces al año, y siempre en algún aniversario, me permito disfrutar de uno de mis favoritos, dentro de los que conozco y que me encanta, Viridiana.

Como casi siempre tengo mil dudas al elegir el menú, y este año no iba a ser menos, me hubiese gustado probar todo lo nuevo, pero era imposible, no solo porque mi estómago sea incapaz de admitir tanta comida, es que las raciones son generosas como generosos los aperitivos que no es necesario pedir, te los ponen, y si te los comes todos, difícilmente eres capaz de comerte un primero y un segundo. Quede claro que me estoy refiriendo a mi persona, seguramente algunos se quedarán con hambre.

Este mes de Junio comí un ajoblanco con zamburiña alucinante, delicada, suave, con un frescor perfecto. Las zamburiñas, 16 unidades, preparadas a la plancha y colocadas a modo de corona sobre el ajoblanco colmaron todas mis expectativas sobre este plato.

Las almendras son de mi amigo Javi que amablemente se ofreció a traerme, mil gracias. Lo cierto es que no tiene nada que ver la textura de un ajoblanco hecho con almendras larguetas a prepararlo con marconas. Ahora entiendo el porqué Abraham García me contó muy entusiasmado que estaba preparado con larguetas de leche, casi imposible de conseguir a no ser que tengas amigos productores o inventarte algún tipo de chantaje que te ayuden a conseguirlas, algo difícil si no se tiene a quien chantajear. Se admiten voluntarios :)

Como no he conseguido zamburiñas, las he sustituido por unos ricos langostinos. Queda claro que lo único que puede encarecer este plato es precisamente la proteína añadida. La próxima vez lo prepararé de lujo y pondré en el centro unas vieiras.

Me resulta un poco atrevido poner los ingrediente para un ajoblanco, algo me dice que cada uno de nosotros tiene sus propias cantidades, pero yo os podré más o menos las de A.Gª.

Ingredientes:

- 200 g de almendras "Javi"
- Un trozo generoso de pan de hogaza o de barra
- Un diente de ajo
- Un chorrito de vinagre de Jerez
- Un “chorrazo” de aceite de oliva virgen
- ½ l de agua
- Sal gorda
- Una clara de huevo
- Langostinos ¿Cantidad? Según suene el bolsillo de cada uno

las almendras de Javi triturar

Elaboración de lo más sencillo. Poner todos los ingredientes (todos menos los langostinos) en una batidora, cada uno la que tenga, y triturar hasta la saciedad para evitar tener que colarlo o perderíamos parte de la almendra. Dejar en frigorífico para poder servir muy frío.

gambon gambon frito

Los langostinos, para que cundan, les he abierto a la mitad y les he salteado con un poco de aceite y su sal correspondiente. He preparado una “falsa vinagreta” con la carne de un tomate limpio de semillas y sin su abrigo de piel, la mitad de una pera, una pizca de vinagre y el aceite de freír los langostinos.

Solo queda servir el ajoblanco y poner en el centro una cucharada de la farsa anterior y listo.

emplatado

Una entradita tan de lujo como quiera o pueda cada bolsillo. Yo, por mi parte, le haré la pelota a Javier para que me traiga más almendrucos.

7 de noviembre de 2009

Brochetas con salsa de guayaba

Brochetas con salsa de guayaba

Y como hacer que cundan 3 cigalas y 4 langostinos rayaditos.

Son los típicos restos que pululan por el congelador y que hay que gastar. Evidentemente por si solos no dan para una comida, pero no importa, hacemos unos añadidos y listo.

Aunque me gusta poner la foto de todos los ingredientes no siempre es posible, hoy no lo es, pero sí puedo poner los de la salsa, que es lo más atractivo de estas “combinadas” brochetas.

Conocí hace años, y cuando digo años me refiero a más de 30, la carne de guayaba. Luis de Posada (q.e.p.d), del que ya he hablado en alguna ocasión, fue el culpable de mi enamoramiento de su oscura carne en conserva, me refiero a la carne de la guayaba ¡Eh! . Si la conserva es buena, me gusta casi tanto como la carne de membrillo.

Los ingredientes para las brochetas:

- 3 cigalas.
- 4 langostinos rayados.
- Calabacín en dados.
- Pimiento rojo, tocitos cuadrados.
- Aceitunas verdes y sin hueso.
- Ciruelas (en aquel momento había).

el escaso marisco las pieles y cabezas

Después de pelar y quitar la tripa a los bichillos, los troceo y voy haciendo las brochetas alternado con los demás ingredientes. Las reservo.

las brochetas

Con un poco de aceite y en una sartén frío las cabezas y las pieles. Aplasto bien para sacar todo su sabor, cuelo y reservo.

La salsa:

- Mayonesa, cuanto más espesa mejor.
- Carne de guayaba.
- El aceite de freír las cabezas.


ingredientes para la salsa

Añado el aceite a la mayonesa y mezclo bien. Aplasto la carne de guayaba y la añado a la mayonesa. Mezclo bien y lista una salsa que me ha sorprendido.

mezclando la salsa

Una fritada de pimientos rojos, verdes, calabacín y puerros que pongo encima de pan tostado, donde antes he puesto una buena cucharada de salsa, el resto a una salsera. Al lado las brochetas, que después de salar he pasado por la plancha.

emplatado

Fue suficiente ración para tres personas, eso sí, después el postre.

Pistas para mi AIG

Estoy hecha un mar de dudas, no sé que puedo mandarle a mi Amig@ Invisible Gastronómico, y si esto me genera dudas, decir lo que a mí me gustan aún más, porque sería interminable, no me siento muy capaz de hacerlo y tampoco quiero condicionar demasiado ninguna elección.

Solo diré que todo lo relacionado con la gastronomía me interesa, los cacharros de cocina me fascinan pero… ¡Problema importante! ¡Ya no me caben! y con esto no quiero decir que tenga de todo, que no es así, ya me gustaría :( Claro que, si no es muy voluminoso creo que no tendría problema para buscarle un huequito o dos...

Ya sabéis que no soy una experta en repostería pero me encanta todo lo que está relacionado con ella.

Hechas estas mínima aclaraciones, aceptaré encantada de la vida cualquier cosa que haya supuesto el esfuerzo de dedicar un ratito a pensar a mi AIG que podría enviarme.

Soy una persona a la que le encantan las sorpresas.