30 de mayo de 2010

Pintxo de esturión y VI encuentro de Tapas&Blog

detalle


Ha sido mi segunda experiencia con este maravilloso grupo de personas con las que tengo en común mi amor y pasión por la cocina y todo lo que la rodea.

Tengo que agradecerle a Alfonso mi “iniciación” en estas reuniones. A la primera me acompañaban mis miedos y temores a lo desconocido que minuto a minuto iban desapareciendo gracias a todos ellos.

Era como leer un libro y ponerle cara a todos los personajes, ir asimilando que página a página aparezcan nuevas figuras, el introducirse en la historia y de pronto te darse cuenta que formas parte de ella.

A una parte de ellos ya les conocía, otros empecé a conocerlos y fue fantástico. No voy a dar el nombre de todos ellos, no quiero olvidar a ninguno porque ninguno merece ser olvidado, pero uno de ellos sabe que me debe una dedicatoria y por escrito ;)

La CENA, con mayúsculas, de este VI encuentro de Tapas&Blogs se celebró en el restaurante El Coque de Mario Sandoval, con un menú espléndido que será dificil de olvidar.
Guía Repsol estuvo fantástica con su aportación al evento. Aquí tenéis algunas fotos por si os apetece echar un vistazo.

Tengo tantas sensaciones acumuladas que hoy lo de menos es la receta, pero como no quiero aburriros y no puedo, o mejor dicho no debo, dejar de acompañar esta entrada con algo comestible.

Ingredientes:

- Lomo de esturión ahumado
- Mayonesa (he utilizado de tarro)
- Wasabi
- Salsa teriyaki
- Crema de trufa (optativo, pero mejor si la lleva)
- Rodajitas de pan

Este lomo de esturión es de la marca ¿…? Prometo decirla en cuanto vuelva a comprarlo, he tirado el envase de cartón que le sirve de casa antes de ser degustado. Lo que os puedo decir es que lo compro en el Club del Gourmet de El Corte Inglés.

Lo primero es preparar la mayonesa, como la que he utilizado es de tarro le he añadido un chorrito de aceite, que mezclo bien para quitarle ese regustillo a cerrado que a veces da la sensación de estar condenada a cadena perpetua. A continuación añado el wasabi ¿Cuánto? Al gusto de cada uno, debe notarse, pero no debe “picar” o se comería el delicado sabor del esturión.
mayonesa de wasabi

Sobre las rodajitas de pan, y esto es algo que me contó un amigo profesional del catering de lujo, pongo un hilo de aceite de oliva y una finísima capa de queso cremoso, en este caso Philadelphia, y cuando digo finísima quiero decir exactamente eso, finísima. Esta mezcla, que no debe en ningún caso, prácticamente notarse, sí que le aporta al pan una sensación de estar recién cortado aunque lleve un par de horas preparado.

Ahora una pequeña capa de esa mayonesa de wasabi que recibirá con los brazos abiertos la rodajita de esturión.

Su adorno, una pizca de la mayonesa y otra similar de la crema de trufas. Por encima un chorrito de salsa teriyaki. Un consejo, la salsa teriyaki hay que ponerla en el momento en que se vaya a disfrutar de este bocado o se perderá por el fondo del plato.

emplatado

Y nada más por hoy, bueno sí, habría estado estupendo tener a mano un helado de O!MYGOOD, pero esto es otra historia que os cuento en unos días.
Se me olvidaba, gracias a Repsol por esa guía con la que nos obsequió a todos los asistententes como despedida.

22 de mayo de 2010

Delicias del Lejano Oriente

listos


A través de Bloguzz, he sido uno de los blogs seleccionados para probar un nuevo producto de "La Sirena: Delicias del lejano oriente".

La caja contiene, o mejor dicho, contenía, 5 makis y 5 nigiris. También salsa de soja, algo de wasabi, jengibre y unos palillos.

Mi opinión solo es válida para decir que el aspecto era bueno pero el resto lo dejo en manos de mi hija, ella fue la que degustó los 10 bocados y a ella le corresponde dar su opinión sobre este producto.

Creo que mi madre ya os ha contado más de una vez que soy una apasionada de lo japonés, así que cuando vi la cajita y la metí en el congelador dije que sería toda para mí :)


la caja


Prepararlo fue muy sencillo. Saqué la caja del congelador, la abrí y metí el envase negro con los makis y los sushis al microondas durante un par de minutos. Lo saqué calentito calentito y lo llevé directo a la mesa.

La salsa de soja se me quedó algo corta, el wasabi era más que suficiente y el jengibre he de admitir que no lo probé, no me gusta su sabor, aunque sea bueno comer un trozo entre pieza y pieza.


congelados


Mis favoritos fueron sin duda los makis (sobre todo el de surimi) y el sushi de gamba (ñam!) pero no dejé ni un poquito. Bueno, tal vez un par de cominos que se cayeron al mojarlos en la salsa...

Si a mi madre no le importa, y no creo que sea así siendo como es consumidora habitual de productos La Sirena, le pediré que me compré un par de cajitas más para tener en el congelador.

16 de mayo de 2010

Costillas coloradas

un detalle


Creo que no os he hablado de las costillas de Tere… Aunque dicho así creo que queda raro ¿No?

Empiezo de nuevo.

Creo que no os he contado como mi hermana, Tere, hace las costillas de cerdo al horno. Ahora ha quedado mejor. O al menos sí parece haber quedado más claro ¿no?

Yo las comí en su casa allá por el mes de septiembre pasado, ya ha llovido y… ¡Nunca mejor dicho! El caso es que por fin me he decidido a prepararlas. Son de una sencillez pasmosa, quedan francamente ricas, con un color de escuela de pintores y en cuanto al sabor… nada reprochable.

Si bien es cierto que me gustan más cuando soy yo quien prepara un mejunje propio, con una base de alquimia propia hecha con un poco de esto, algo de aquello, poco más de lo otro…
Ni mejores ni peores, diferentes.

Ingredientes:

- Un costillar generoso
- Un frasco de salsa “Hunt's original barbecue sauce”
- Agua, sal y un chorrito de aceite.


ingredientes básicos

Directamente sobre la bandeja de horno he salado un poco las costillas que después he embadurnado completamente con parte de la salsa del frasco.


bien pintadas

He añadido un chorrito de aceite sobre las costillas y un vaso de agua sobre la bandeja del horno, No sobre las costillas, quiero evitar dejarlas sin ese color rojo pasión que las cubre dulcemente.


su chorrito de aceite

Las meto al horno a 180º y cada vez que les doy la vuelta las voy pintando con el resto de la salsa que he aclarado con un poco de agua.


reducir la salsa

Cuando las costillas están bien asaditas las retiro de la bandeja de asar y las mantengo calientes en el horno. La salsa aclarada que queda, porque debe quedar, la vuelco sobre la bandeja y mezclo con el fondo que han dejado las costillas. Esta mezcla la paso a un cazo que pongo al fuego y la dejo reducir hasta que otra vez tenga la consistencia de salsa. La cuelo.

Las he acompañado con unas patatas fritas en rodajas sobre las que he servido unos frijoles negros y un poco de su salsa por encima.


el emplatado

El resultado final es bastante sabroso y muy económico, me atrevo a decir que están de chuparse los dedos, si terminas con sus huesos entre ellos, se trata de disfrutar, yo la primera.

9 de mayo de 2010

Quiche

detalle

He estado haciendo un poco de limpieza en el desván de mi ordenador, porque eso es lo que parece, un desván. Uno de esos que salen en las películas de terror, lleno de “trastos” y donde el malo siempre está oculto o simplemente esperas que ocurra algo y… ¡FIN!

¿Veis? Ya estoy desvariando otra vez, total, para contaros que esta receta, o mejor dicho estas fotos, estaban ocultas en una carpetilla de esas que no se te ocurre mirar nunca, hasta hoy. Bien, después de encontrar las fotos he intentado localizar los apuntes de las cantidades que había utilizado pero no ha sido posible, no soy capaz de encontrarlas y por esta razón voy a poner aproximadamente las cantidades que volvería a utilizar para hacer otro quiche con los mismos ingredientes.

Lo que sí recuerdo es que estaba rica, aunque seguramente habría estado mucho mejor si hubiera o hubiese utilizado una masa quebrada recién hecha, porque a simple vista se nota que ésta no lo es.

Ingredientes:

- 1 plancha de masa quebrada
- La parte blanca de 3 puerros
- 1 cucharada de mantequilla
- 12 langostinos cocidos
- 4 huevos
- 200 ml de nata líquida
- Sal y pimienta
- 10 tiras de queso manchego
- 6 ó 7 nueces
- Manzana

Después de picar los puerros los poché a fuego lentísimo con la mantequilla. Fuera del fuego añadí los langostinos troceados.

el relleno

Aparte batí los 4 huevos que salpimenté. Añadí la nata líquida y mezcle bien con los huevos, a esta mezcla incorporé el puerro y los langostinos.

nata y huevo

Cubrí el molde con la lámina de masa ajustándola bien por todas las paredes del molde y volqué la mezcla dentro de esta.

la masa

Por encima, las láminas de queso, entre ellas medias nueces y al horno a 180º hasta que esté cuajado, que no seco, y la masa bien cocida.

rellenar cocida

La serví acompañada con unos “gajos” de manzana fritos en mantequilla, por encima un hilillo de miel de acacia.

Hasta aquí lo que recuerdo gracias a las fotos, pero volvería a prepararla tal cual os lo he contado.

2 de mayo de 2010

Y... ¿Cómo llamo yo a esto?

detalle


Ya os conté que para hacer las chulas-torrijas, solo tenía una barra de pan y mucho elemento líquido, tan rico que no podía tirarlo. En ese momento sólo se me ocurrió guardarlo en la nevera. Pensé comprar más pan, pero era jueves santo, todo cerrado. Llegó el sábado, fui al súper a por dos cosillas que necesitaba, en mi lista no había escrito pan para torrijas, y claro, no compré.

Me daba pena tirar aquella mezcla tan cremosa, así que me acerqué a la nevera dispuesta a coger unos huevos y hacer un flan o similar. Me dí cuenta en ese mismo momento que no me apetecía hacer un flan, aunque Santos y Arno venían a cenar había suficiente dulce con el “dulce de pan”, si además ponía flan iba a sobrar dulce para toda la semana y lo más seguro es que terminara en la basura.

Pero me resistía a no aprovechar el contenido de aquel tarro de cristal, y fue entonces cuando chico conoce a chica… ¡Uf! Que rollo. Pero encontré la forma de aprovecharlo sin engordar demasiado lo ya existente.

Para el dulce de pan utilicé estos ingredientes.

- ½ l de nata líquida
- 1 vasito pequeño de leche entera
- 1 bote de 400 ml de leche de coco
- 1 vaina de vainilla
- 2 cucharadas de azúcar
- La ralladura de una naranja


Sobró como medio litro, más o menos, ni se me ocurrió medirlo. Le añadí:

- 4 hojas de gelatina neutra.
- 8 galletas digestive con chocolate a la naranja.

La gelatina la puse en remojo. La mezcla sobrante la calenté lo justo para que la gelatina se deshiciese con facilidad.


frutas

En un recipiente cuadrado puse un poco de la mezcla, rompí cuatro galletas sobre ella. Viendo que todo se mezclaba sin necesidad de ayuda, volqué toda la mezcla, y en la superficie coloqué las cuatro galletas restantes y al frigo.

No tengo fotos del proceso, dudaba que aquello fuera aprovechable, pero lo fue, algo que no pude comprobar hasta esa noche. Demasiado tarde para las fotos. Pero sobró un poco, lo justo para hacer una foto al día siguiente.


emplatado

Ningún secreto en su elaboración, ni siquiera necesita fotos explicativas del proceso. Pero os dejo tres para que veáis el resultado.