10 de abril de 2011

Pastelillos portugueses

el caramelo

Cuando Jaimie Oliver preparaba este postre, pastelillos portugueses, me parecía tan sencillo y me lo imaginaba tan rico que no pude esperar para intentar hacer algo parecido. Aunque no daba cantidades exactas, casi no hacía falta porque tan solo viendo las imágenes era suficiente.

Como tantos sábados venían a cenar mis amigos y como tantas veces mi fiel recadero de última hora me preguntaba ¿Compro postre? ¡No! Voy a probar algo nuevo, pero sí necesito:

- Hojaldre, una plancha
- Nata líquida, ¼ litro
- Huevos, 2 unidades
- Canela, a voluntad
- Azúcar, 2 cucharadas para la crema y algo más para el caramelo
- Vainilla (en polvo) al gusto

ingredientes

Creo que el de J.O., llevaba algo más que no he sido capaz de recordar, la edad que no perdona, pero tal y como terminó quedo rico, rico, rico.

Lo primero extender la masa de hojaldre sobre la mesa, espolvorear sin miedo con canela y algo de azúcar, repartir bien por toda la superficie con la palma de la mano y apretando un poco, con suavidad, para que se adhiera bien a la masa.

el molde

Enrollar la masa como si se tratara de un brazo de gitano y cortarlo en trozo. Yo con la masa que compré, que por cierto, la única en todo un supermercado de El Corte Inglés que no venía en redondo, debe ser que todas las marcas comerciales dan por hecho que vamos a utilizarla para preparar tartas redondas, algo que no alcanzo a comprender.

Con cada trozo relleno el hueco de un molde aplastando el hojaldre enrollado sin miramientos, tampoco hace falta recortar los bordes para que queden bonitos, eso es precisamente uno de los encantos que me gustaron de este postre. Hubiera preferido utilizar un molde algo más grande pero ¡No tenía! Perfecta escusa para comprarme unos moldecillos nuevos ;)

Y listo para el horno que ya estará a la temperatura adecuada, 190º.

Mientras preparo el relleno. En una jarra he puesto la nata, el azúcar, la vainilla y los huevos, todo bien batido.

Cuando la masa ya empieza a rellenar el hueco de los moldes, pero sigue estando cruda, la saco del horno y con cuidado la aplasto para hacer sito en su interior para la crema y otra vez al horno, el tiempo, hasta que la crema esté cocida y cremosa, que no quede demasiado seca.

rellenar con crema

Retiro los pastelillos de los moldes que voy dejando sobre una superficie plana para terminar la faena, el caramelo, para el que he utilizado 3 cucharadas generosas de azúcar y el zumo de media naranja. Primero he puesto un cazo en el fuego dejando que se calentara un poco, añado el azúcar que de este modo tardará menos tiempo en empezar a caramelizarse y cuando llega a ese punto añado el zumo de la naranja, con cuidado, salta y puede quemar, y sin dejar de remover hasta que se haya incorporado por completo al caramelo.

cocidas

Caramelo que reparto más o menos a parte iguales por encima de los pastelillos, no importa que se salga, ira a parar al fondo e impregnará con un poco de su sabor la base de estos.

Estaban tan ricos y eran tan pocos que tan solo tengo las fotos hasta antes de pasar a mejor vida, espero que sean suficientes para ilustrar esta historia.

3 de abril de 2011

Curcumerluza

Curcumerluza detalle


Siempre he hablado bien de Joaquín, mi pescadero, y desde luego hoy no es una excepción, como no, el pescado perfecto.

Normalmente me llama para avisarme de que hay algo interesante, o simplemente para decirme que me ha guardado esto o aquello o lo de más allá, más allá pero siempre tratándose del allá donde hay agua, aunque esta vez fui yo la que le pedí que añadiera a mi compra un trozo generoso de esa merluza que a veces tiene por ahí escondida.

Y ¿Qué tiene de particular? Sencillamente que es congelada, pero súperultracongelada en alguno de esos mares fantásticos, porque no os podéis imaginar el resultado que da este espléndido pez tratado con todo el mimo que mis manos permiten, las mías o la de cualquiera que pueda disponer de ella.

No pretendo, ni mucho menos, decir que es mejor que una buena merluza fresca, no, pero si tenemos en cuenta el precio de la fresca, por lo menos en los madriles, servidora no puede permitirse semejantes lujos, además no se si sería capaz de prepararla tal y como voy a hacer con esta hermosura.

Ingredientes:

- El pescado
- Una cucharada de cúrcuma
- Una cucharita de canela
- Perejil picado
- Aceite de oliva virgen extra
- 4 cebollas
- 4 puerros


La merluza que ya la tengo hecha lomos generosos la paso a un bol u otro recipiente donde quepa holgada.

Con los restos del pescado y unas verduras hago un poco de fumet, el justo para poder añadir después a la salsa.

Mezclo la cúrcuma, la canela y el perejil con el aceite y lo vuelco sobre el pescado y con las manos lo revuelvo para que quede bien embadurnado. Lo tapo con film y lo dejo que pase toda la noche en la nevera.



curcuma y canela el adobo


-Al día siguiente. -

Pico las cebollas y las pongo a pochar con aceite, sal, pimienta y nuez moscada.



escurrir


Escurro la merluza del adobo reservando todo lo que haya quedado en el bol y se lo añado a la cebolla que ya estará bien pochada junto con el fumet reservado. Dejo que de un hervor todo junto unos minutos más.

Trituro todo y lo paso por un chino o similar. Cubro el fondo de una fuente de horno con la salsa anterior.


dorar el pescado


Salo los lomos del pescado, los doro con un poco de aceite y los coloco encima de la salsa y al horno a 180º, el tiempo justo para que se termine de hacer, más que hacer, que coja buena temperatura ya que tan solo le faltará unos 3 ó 4 minutos de horno.


Curcumerluza emplatado


Y listo.