30 de octubre de 2011

Lasaña "besugueitor"

Lasaña de besugo


Viernes por la tarde y pensando que dejo preparado para la cena del sábado que vienen mis amigos, no tengo ni idea ni me apetece demasiado hacer nada, mi catarro de verano me tiene muy perjudicada, pero ellos no tienen la culpa, así que abro la puerta del congelado y me pongo a investigar.

¡Bendito congeleitor!

1º paquete con restos generosos de un besugo asado, y digo generosos porque el besugo en su estado natural era tremendo.

2º Un paquete con un escrito que dice "TOMATEPISTO" ¿…? A saber el por qué le he puesto ese nombre al contenido de la bolsa.

3º Un bloque de color… sin nombre escrito, ya me vale, no escarmiento, pero lo saco y ya veremos que hay dentro, una crema, una salsa, un que sé yo…


congeleitor


Con esto y con ya veremos que más ¿Qué preparo? ¿Canelones? ¡No! Lasaña... ¿De besugo? Igual queda rica. He preparado lasañas con muchos y variados rellenos pero con besugo asado... ¡Jamás de los jamases!

Sábado por la mañana, ha llegado el momento de ver que hay dentro de las bolsas.

El besugo que dejo limpio de espinas y sin su abrigo natural, lo troceo y lo reservo.


quitar_espinas


El tomatepisto es exactamente eso, tomate frito y verduras, supongo que sería el resultado de un aprovechamiento de verduras de inicio de fin de semana con vistas a fiesta de capacho.

Paquete anónimo, crema-salsa, no tengo ni idea, pero que lleva setas está claro, cebolla, zanahorias y vaya usted a saber que más, pero que está sabrosa y rica es un hecho.

Más ingredientes no congeleitor:

- Unas anchoas
- Queso Comté
- 1 bote de leche evaporada ideal
- 1 bote de leche de coco
- Mantequilla
- Harina
- Placas de lasaña Barilla (me encanta esta marca)


Al besugo le añado el tomatepisto. Con la crema salsa cubro el fondo de la fuente del horno. Pero antes de seguir tengo que preparar la bechamel, que hoy haré algo diferente, por probar.


tomatepisto


La bechamel la preparo como siempre, en este caso con mantequilla. Una vez que esta derretida le añado la harina y dejo tostar un poquito, hasta aquí todo normal. Ahora las novedades (por lo menos para mí), añado la leche evaporada ideal y la leche de coco, remuevo bien para que no haga grumos. Que no falte la sal y la nuez moscada. Dejo cocer a fuego lento, y removiendo, hasta que tenga la consistencia apropiada para cubrir la lasaña, no para hacer croquetas.

Las anchoas las he mezclado con un par de cucharadas de la bechamel caliente, he removido hasta que prácticamente se han deshecho y las he añadido al besugo.


achoas


Ahora sobre la salsa-crema que está en la fuente de horno pongo unas placas de pasta para cubrir el fondo, una capa del relleno, encima un poco de bechamel y un poco del Comté recién rallado. Repito esta operación en otras dos capas, el besugo no da para más.


las_capas


Sobre la última placa, ahora sí, una capa generosa de bechamel, un poco de la salsa-crema y un manto de queso que es una bendición. Unos trocitos de mantequilla y lista para el horno.


manto_de_queso


El resultado ha sido fantástico, hasta han apurado el fondo del plato con pan para no dejar ni rastro, y eso que había más, pero a veces el placer de mojar pan tiene su encanto.


Lasaña de besugo


Como sobró bechamel y ya sabéis que aquí no se tira nada, croquetas de huevo duro, eso sí, tuvo que pasar un rato más en el fuego para obtener la textura ideal para las croquetas. Croquetas que están para hacerse bocata :)~

23 de octubre de 2011

Kaikucroqueta

kaikucroqueta


Tengo varias amigas intolerantes a la lactosa aunque hasta ahora no me había molestado en darle importancia pero después de leer la información de Kaiku ya sé en que consisten los efectos que esta, la lactosa, produce en algunas personas. Ahora lo sé y lo entiendo.

Como no quiero aburriros con una charla sobre este interesante asunto, os pongo el enlace directo a tan útil información, y digo útil a sabiendas, porque seguramente más de uno será intolerante (a la lactosa) sin ser consciente de ello.

Esta receta de hoy está elaborada con productos que Kaiku me ha enviado, claro está que me los ha enviado porque yo acepté preparar algo “comestible” con alguno de sus productos.


ingredientes


Después de contarle a una amiga “intolerante” a la lactosa que iba a preparar unas croquetas me dijo “ten cuidado porque no salen igual que las que se hacen con leche entera…”

Y sí, tenía razón, no son iguales, evidentemente les falta la lactosa, pero eso no impide que estén francamente buenas. Sinceramente, si me las sirvieran como croquetas “normales” no sé si notaría esa diferencia, porque está por ver que cualquier croqueta, con los mismos ingredientes pero elaboradas por diferentes personas tengan, no solo el mismo aspecto, me atrevo a decir que ni siquiera el mismo sabor.

Una de las advertencias que me hizo fue que no espesan del mismo modo, que la bechamel queda más clara, bueno, es verdad, pero si esto es un problema tiene una solución súper fácil ¡Más harina y listo!

De todos los productos que me han enviado he utilizado la leche entera, la nata líquida para cocinar y el queso.

El resto de los ingredientes:

- 2 chalotas
- ½ pimiento verde
- Mantequilla, una cucharada generosa y una pizca de aceite
- 4 cucharadas de harina
- 200ml de nata líquida
- ¾ l de leche
- Sal y nuez moscada
- Sobrasada


La elaboración es de lo más sencillo, como cualquier croqueta que se precie. Las chalotas junto con el pimiento muy picadito lo sofrío con la mantequilla y el aceite.


sofrito


Añado las cucharadas de harina y sofrío un poco para quitar el sabor a crudo que le queda a la harina si no ha cocido lo suficiente.

Ahora voy añadiendo leche y mezclando poco a poco y con cuidado para que no se salga del recipiente de cocción, en mí caso una sartén hermosa. Antes de terminar con la leche le añado la nata y sigo cociendo.


nuez-moscada


Cuando la masa se separa de las paredes sin dejar rastros pegados, por lo general, está en su punto.


la_sobrasada


La retiro del fuego y voy poniendo por encima trozos de sobrasada, casi cuando no caben más, mezclo con cuidado, lo justo para que no se deshagan. Repito esta operación hasta que tengo toda la sobrasada que quiero que lleven incorporada.


enfriar


Pongo la pasta en un recipiente y al frigo hasta que esté completamente fría.

Para el rebozado:

- 2 Huevos
- 4 lonchas de queso sin lactosa muy picado
- Pan rallado para rebozar.


Rebozar una croqueta no necesita mucha explicación, baño de huevo batido y abrigo de pan rallado. Sobre la marcha pensé que un poco de queso bien picadito y añadido al huevo batido le daría un punto rico y vaya si se lo dio.


rebozar


Y nada más, huevo, pan rallado, darles forma y listas para pasar por una buena cantidad de aceite bien caliente para tener unas croquetas bien doraditas por fuera, cremosas por dentro y además, enteras.


listas-para-freir


Gracias a Kaiku he descubierto que los productos sin lactosa por supuesto que son diferentes, pero no tanto como para no poder ser utilizados en muchos platos donde los ingredientes principales sean los lácteos.

Estas croquetas, teniendo en cuenta que las de sobrasada me encantan, han quedado ricas, cremosas y diferentes, sin duda la sobrasada las hace especiales.

Así ha quedado, por si queréis verlo, en la página de Kaiku: Blog invitado.

16 de octubre de 2011

Aperitivo para rellenar mesa

pintxo de tomate y mousse de micuit


Estas últimas semanas han sido un poco locas, no he tenido tiempo de casi nada, ni siquiera para mantener el blog al día, no he contestado muchos comentarios ni siquiera he publicado cuando debía hacerlo y… ¿Por qué?Mi curso de empanadas en la cocina de Babette me ha tenido muy pero que muy ocupada.

No pensé que algo que en casa haces casi como churros, con todo el respeto que me merecen los churros, fuera tan complicado planificar al pié de la letra, porque claro está, aquí no sirve aquello de un poco de esto, otro poco de aquello, unas pizca de… vaya, que los participantes necesitan tener las cuentas claras. Los tiempos, las cantidades, los ingredientes, el manual, en fin, todo, absolutamente todo ha merecido la pena.

Gracias Bea por confiar en mí, por darme esta oportunidad con la que he disfrutado de lo lindo, y como no, a mis primeras alumnas que se han portado estupendamente, y por supuesto a mi hija que se ha prestado a hacer las estupendas fotos del curso.

Como aún me estoy recuperando y no he tenido el tiempo necesario para preparar gran cosa os voy a dejar un aperitivo, fácil hasta decir basta, de esos que haces un poco para rellenar mesa y que cuando aún no te has sentado ya no queda ni uno, lo juro, eso es exactamente lo que pasó. No necesita ni cantidades, ni hay fotos, tan solo los ingredientes y la "foto finish", la de por si acaso.

Unas rodajitas de pan de baguette.
Aceite de albahaca
Tomates de J.D.
Mermelada de ciruela silvestre (made in Tere)
Un trocito de micuit
Sal Maldon


El aceite es muy sencillo, a unas hojas de albahaca fresca bien machacadas le añadí un chorro de aceite.

El pan en rodajas en una fuente, por encima un poco del aceite de albahaca.

El tomate pelado y picado, con sus pipas, aquí son bienvenidas. Sal. Una cucharita de las de café, pero generosa de mermelada. Lo mezclo bien y reparto la mezcla sobre los panes.

El micuit, como era poco, lo aplasto con un tenedor y lo pongo en una manga pastelera. Sobre cada pan con tomate una o dos flores de la “mousse-micuit” y un hilo del aceite de albahaca.


pintxos de tomate y mousse de micuit


En el momento de llevarlo a la mesa unas lascas de sal Maldon y listo.

Palabra, una delicia.

9 de octubre de 2011

Jamón... jamón

jamon


Hoy no hay una receta muy trabajada, tan solo un bocadillo delicioso, bueno, a mi me gusta, porque hoy COVAP patrocina esta entrada. Dudé mucho si lo hacía o no, tuve que convencerme a mi misma para aceptar el ofrecimiento, entonces recordé las veces que me habían dado algo sin pedirme nada a cambio, por eso, decidí ser agradecida y aceptar su ofrecimiento.

Hace un par de meses asistí a una clase de cocina invitada por COVAP en Alambique, la clase la impartía Segundo Alonso –Chef del restaurante La Paloma (Jorge Juan, 39) y asesor del restaurante La Torcaz (C/ Lagasca, 81), que nos preparó unas Manitas de cerdo ibérico deshuesadas y glaseadas y un Solomillo de cerdo ibérico macerado con oloroso de jerez y bayas de enebro empanado con pistacho ¡Uf! fue estupendo, de lo más ilustrativo además de rico.

Esto me hace recordar que hace algo más de un año, también invitada por por ellos, asistí a un curso de corte de jamón. A mi me parecía bastante difícil aprender a deshuesar y cortar bien el jamón en tan solo una sesión, pero me apetecía tanto que no lo dudé ni un momento.

Cuanto siento no recordar el nombre del “maestro cortador”, porque eso era ¡Un maestro! Para la primera parte de su lección eligió un Jamón Ibérico Puro de Bellota ¡Espectacular! Y cuando digo espectacular me estoy refiriendo no solo al jamón, también a D. Maestro cortador, que dominio, que forma de quitar ese hueso “molestón” que hace que los torpes tengamos tantos problemas a la hora de querer imitarles. Hecho esto colocó el rico artículo en su jamonero, por cierto, un jamonero de metacrilato de que me dejo totalmente enamorada.

Después entro el segundo protagonista de esta clase magistral, un Jamón Ibérico de Recebo, en su favor diré que sí, que había diferencia, pero no desmerecía para nada, o fue suerte o es que realmente los Jamones Ibéricos de Recebo de COVAP, son espléndidos.

También había colgadas unas cuantas Paletas de Bellota ¡Madre mía! Que aspecto tenían, aunque esas no las deshuesamos sí que las probé y vaya, otra delicia en el plato.

Volvimos de nuevo otro día al fin de fiesta, allí nos ofrecieron otra oferta de productos de la marca, un queso delicioso, lomo, salchichón, y una morcilla que me dejó impresionada, sinceramente, nunca pensé que una morcilla “en crudo” fuera tan apetecible y rica.

En este acto nos dieron un diploma que guardo con mucho cuidado, no soy una maestra cortadora, ni mucho menos, pero quito el hueso del jamón con menos esfuerzo y corto unas lonchitas finas y prácticamente iguales que da gusto, porque sí que aprendí como hay que poner la hoja del cuchillo para no desgraciar un manjar como este.


portada del libro


También nos regalaron un libro “La dehesa de Los Pedroches y el cerdo ibérico” coordinado por Gonzalo Sol. No se si está a la venta, pero que un libro tan delicioso forme parte de mi biblioteca culinaria es una suerte, sus recetas son espectaculares.


el tomate


¡Ah! El sencillo bocadillo lleva: un mollete, una ducha de aceite por toda sus superficie, a modo de suave nevada una ligerísima capa de queso que se cubre con otra de rico tomate (cortesía de mi amigo J.D.) con su sal correspondiente, algo de huevo y para coronar el festín, D. JAMÓN, unas lonchitas a modo corona que hacen de este bocata el rey de cualquier merienda o cena.

¡Dios! Que bueno estaba