22 de abril de 2012

El cesto de caperucita

cesta de caperucita


Cuando pienso en cocinar con manzanas casi siempre y como primera opción, se me ocurren ideas dulces, por eso esta vez, he pensado (y mucho), en algo salado.

En esta ocasión quería hacer algo sencillo y fácil, si además quedaba, no solo comestible, sino también rico, el objetivo estaría más que cumplido, así que me puse manos a la obra.

Para esta cesta de caperucita, porque eso es lo que me parecía el resultado final, he utilizado manzanas reinetas para que la textura final resultara muy cremosa por dentro y crujiente por fuera.

No sé si este platillo es para nota, ni espero que nadie me haga la ola, pero que las manzanas para la abuelita estaban ricas es un hecho.

Ingredientes para las bolitas:

Una reineta
100g de micuit
Mantequilla 20g
Sal
Harina para tempura
Agua muy fría
Aceite de oliva
Aceite de maíz
Mermelada de fresa
Vinagre membrillo o de Módena

Para los cestillos de pan:

1 y ½ rebanada de pan de molde por cestillo
Un huevo

Bueno, al tajo. Las manzanas, después de picarlas en cuadraditos pequeños, las he salteado con un poco de mantequilla, lo justo para que pierdan su natural dureza. Las retiro de fuego y dejo que se enfríen.


el interior


Por otro lado, troceo el micuit, que debe estar muy frío para facilitar su corte en cuadros pequeños. Cuando la manzana está completamente recuperada de sus calores la mezclo con los trocitos micuit, lo justo para que éste no se deshaga. No quiero formar una pasta, no quiero que sea una mouse.

Dejo que pase toda la noche en el frigo para facilitar la elaboración de las bolas, que hay que manosearlas lo mínimo para que el micuit no se funda. Otra vez al frigo hasta el momento justo de freírlas.


las bolas


Preparo la pasta tempura (en este caso con una harina ya preparada para este fin) añadiendo al agua un par de cubitos de hielo para que esté lo más fría posible.

En un cazo amplio pongo el aceite, aunque prefiero las frituras con aceite de oliva virgen extra, en este caso la he mezclado con una parte de maíz para evitar que el aceite le quitara protagonismo a la mezcla.

Ahora ya bien fácil, dejo caer las bolitas de cuatro en cuatro en la pasta y con un cubierto las voy echando en el cazo con el aceite bien caliente. En cuanto toman color las dejo sobre papel absorbente.

Para acompañarlas preparo una salsa fácil no, facilísima. Mermelada de fresas que aclaro con un chorrito de vinagre de membrillo (un regalo) y es todo un acierto.


la salsa


Y ¿por qué la cesta de caperucita? Precisamente por eso, por el recipiente donde las presento. Los cestillos los preparo con tiras de pan de molde, tejidos a modo trama y urdimbre imitando un tejido tafetán. Ya tejido los paso a unos moldes de mojicones.


el montaje


Para pegar bien las asas paso por encima de toda la superficie un pincel mojado en huevo batido y con mucho cuidado aprieto para sellar bien las uniones. Solo queda cocerlos en el horno a 180° más o menos unos diez minutos.


la cesta


Y esto es todo, sencillo, fácil, y rico... bueno... si os gusta el micuit.

9 de abril de 2012

Calabaza = Rico, rico

un detalle


Estoy comprobando que no es lo mismo cocinar para tres que para dos personas, y no es que mi hija comiera mucho, aunque sí lo hacía bien y disfrutando con ello. Pero comía lo suficiente como para que yo preparara más variedad de platos. Ella es la única que come en casa a diario.

Lo que quiero decir es que a veces no sé qué preparar para compartir con vosotros. Menos mal que existen los fines de semana donde doy rienda suelta a mi vicio cocineril que estoy empezando a creer que no tiene límites. Además, si la niña no está sí que están mis compis con los que me encanta compartir. Bueno no con todos, pero están los que tienen que estar, y tienen que estar porque tienen que ayudar a que este pequeño pero rico dulce termine donde debe… en estómagos agradecidos.

El último molde de Silikomart es una monada, exactamente el que pedí, lo que es una suerte, porque empiezo a tener tantos que ya no sé dónde guardarlos y lo peor es que no sé parar, ¡me encantan!


al horno


Para probarlo he preparado una especie de panacotta con calabaza, un acierto, la calabaza, toda ella valenciana, da mucho juego. Como otras veces me la ha proporcionado mi hermana, 5,6k pesaba la muy bestia y una vez asada su carne limpia me ha proporcionado 3,5k de anaranjada carne, una preciosidad. De su sabor ni hablamos, tan solo añadir… maravilloso.

Ingredientes:

200mlde nata
80g de azúcar
5 hojas de gelatina
1 vaina de vainilla (solo las semillas)
200g de calabaza
Algo más de azúcar para el caramelo.


Lo primero que hice fue el caramelo y puse un poquito, muy poco en el fondo de cada hueco. Creo que la próxima vez no lo haré porque, por lo menos en este caso, no se quedó pegado, quedó suelto, gracioso, pero suelto.


el caramelo


Mientras, puse las hojas de gelatina en remojo, en agua fría.

Lo demás: fácil, como en una panacotta al uso. Calenté la nata con el azúcar y la vainilla, separé una parte de esta nata y le añadí dos hojas de gelatina, removí bien y fui poniendo un poco de la mezcla sobre el caramelo que ya estaba frío. Mi intención era buena, yo quería que quedaran las panacotitas a tres colores pero ni de broma. Mi impaciencia evitó que eso ocurriera.


la calabaza


Al resto de la nata le añadí la calabaza y calenté otro poco para que la gelatina se disolviera sin problemas. Con esta mezcla terminé de rellenar los huecos del molde y… al Frigo, donde pasaron la noche.


al rico caramelo


Desmoldarlos fue sencillísimo, ni un problema. Ya solo quedaba presentarlos y lo hice sobre una base de galleta con mantequilla y oye… ¡fantástico! Palabra, no es por exagerar pero qué rico.

El centro, como es hueco, lo rellené con una pizca de mermelada de fresa y encima una gota de lemon curd, tan solo para añadir color porque el sabor ya lo lleva incorporado.


ya es primavera en...


Con la cantidad de ingredientes que utilicé me sobraba para rellenar otro molde igual. Pero como no estaba dispuesta a tirar ni una sola gota, menos las que cayeron sobre el molde, lo dejé enfriar en uno tradicional y listo.

Gracias Silvia por facilitarme, otra vez, el molde que te pedí.

2 de abril de 2012

Manzana... ¿Rellena?

detalle


No puedo negar que disfruto en la cocina, que me encanta preparar cosas diferentes para intentar sorprender a los míos que siempre están dispuestos a ejercer de conejillos de indias.

Esto no siempre tiene ventajas porque a la hora de juzgar son como el arma de doble filo. Por un lado, y esto es bueno, te dicen las verdades, pero claro esta, algunas verdades no siempre son precisamente las que estas esperando escuchar. Por suerte para mi son bastante agradecidos.

Con este aperitivo, que prepare porque tenía invitados, el resultado fue más que sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta que los ingredientes son bastante comunes y desde luego nada caros.

Los ingredientes:

Una manzana pink lady
Una cuchara rasa de azúcar
150g de queso Philadelphia
70g de trucha ahumada
70g de salmón ahumado
30g de mantequilla
3 pepinillos en vinagre
4 nueces
1 cucharada de aceite de oliva
½ manzana reineta
50 Piñones
10g de mantequilla
Una cucharada de azúcar


La manzana, bien lavada, la he cortado con una mandolina en láminas finísimas. Las he pincelado con una pequeña cantidad de aceite para evitar que se oxidaran. Las he colocado sobre una bandeja para galletas cubierta con papel de horno, y allí precisamente han ido, al horno unas dos horas a 80°. Por encima un poco de azúcar, pero muy poca, la cuchara rasa, no quería que la manzana dejara de ser manzana.


laminas


Para el relleno he mezclado los ahumados con el queso de philadelphia, la mantequilla, los pepinillos y las nueces. He triturado hasta hacer una pasta a la que he añadido la cuchara de aceite de oliva. Paso esta crema a una manga pastelera para facilitar la preparación de las milhojas.


relleno


Tan fácil como poner lámina de manzana, crema de ahumados, manzana, crema de ahumados, y así hasta terminar con la manzana y con la crema. He preparado 10 "milhojas" con tres láminas de manzana y dos con cuatro. Un total de 12 unidades.


asadas


Para coronar, y dar sabor, he caramelizado con la cuchara de azúcar, la mantequilla y los piñones la media reineta cortada a cuadritos hasta que todo tenía un color moreno Cancún de lo más apetecible. Voy a dejar a un lado la falsa modestia para decir que ha sido un acierto, un toque perfecto para esta suave mezcla de sabores.


emplatado


Fácil, barato y muy rico, tres motivos para compartir esta receta, bueno, tengo un cuarto motivo, mis conejillos de indias que son de lo más agradecidos y… bueno… también… un quinto.. vosotros por estar ahí. Espero que os guste.

¡Dios! Lo que cunde una manzana