30 de septiembre de 2012

Celebrando... el regreso

pan de molde con langostinos  surimi

Aparte de mi muy disfrutado viaje a Corea, la celebración de mi cumpleaños y el maldito jet lag,  poco más tengo para contar.

Cocinar, lo que se dice cocinar, prácticamente nada de nada, en los días que llevo en los madriles he preparado poca cosa, unas albóndigas a petición de mi hija, un arroz con guisantes, unas alitas de pollo y por supuesto huevos fritos.

Hacía años que no celebraba mi cumple, y cuando digo años son tantos que ya ni me acuerdo de la última vez que coincidió en día laborable y estando de vacaciones. Y ese ha sido uno de los motivos para que la cifra que cargo a mis espaldas sea francamente especial.

Os cuento un par de las cositas que preparé para la merienda. Una de ellas fue un clásico algo renovado, otra… bueno, mejor lo escribo porque creo merece la pena.

Me divierte jugar con el pan de molde, mis cestillos típicos que ya he utilizado en varias ocasiones, pero no quería repetir forma y he preparado dos diferentes utilizando los moldes de Tescoma que tenía sin estrenar… ya me vale…

pan-de-molde

Estos como siempre exactamente igual, aplastar bien, perfeccionar bordes, enrollar sobre el molde y cocer en el horno sin perderlos de vista, se queman con facilidad.

He tenido suerte y no se me ha roto ni uno así que ha sido sencillo rellenarlos. En este caso con algo sencillo: langostinos, un poco de surimi y mayonesa de wasabi. Por encima otro poco de mayonesa, pero esta vez con un poco de tomate y una “pizquicitina” de picante koreano. Los he rellenado tan solo un ratito antes para que no perdieran el crujiente, y desde luego no lo perdieron, aguantaron francamente bien.

Una cucharilla de melón con jamón, pero con una pequeña novedad, bueno, novedad para mí, porque no lo había hecho nunca y desde luego no va a ser la última, gelatina de melón con jamón.

Tan fácil como trocear un par de rodajas de melón, añadir una pizca de sal y de pimienta, una cucharada de miel suave y a triturar todo junto. Mientras hacía esto tenía 4 hojas de gelatina dándose un baño en agua bien fresca. Suficiente para 250ml del puré de melón, que calenté lo justo para deshacer la gelatina y dejaran el melón suficientemente gelatinizado. Por encima fui poniendo un montoncito de jamón cortado en tiritas. Y... como no, terminé con un hilo de aceite de oliva virgen extra por encima.

Lo serví en cucharita por comodidad para cogerlo, ya que con un palillo o con los dedos iba a ser complicado, muy complicado.

melón con jamón

Unos chupitos de gazpacho de tomates verdes con manzana.

gazpacho de tomates verdes con manzana

Pan negro nórdico con salmón. Ensalada de aguacate y tomate con bonito escabechado, crema (o paté) de sardinillas, ensalada de tomate con chorizo frito… y de postre, una rica red velvet.

salmón

Bueno, creo que para empezar el nuevo curso es suficiente. ¡Ah! Se me olvidaba el chupito de micuit, que supo a poco, y además fácil no, lo siguiente, pero eso os lo cuento en unos días, merece la pena.

el postre, red velvet

Nos vemos pronto y os cuento un poco de mi viaje, y ya de paso os enseño algunas fotos, que ahora están en proceso de selección porque hay como unas 5.000 y juro que no exagero nada de nada.

2 de septiembre de 2012

Arroz y... "me voy a Korea"

arroz con chorizo


Ni de lejos son las paellas mi especialidad, si es que tengo alguna, de tenerla, insisto, no son las paellas.


Me encanta el arroz, y lo preparo a menudo aunque no precisamente en paella. Digamos que elaboro arroz con… según se tercie, o según sean los ingredientes que disponga en ese momento.

Me salen comestibles, doy por hecho que la buena voluntad que pongo en el intento da sus frutos, como es lógico, unos mejor que otros. Sin duda, los que me suelen quedar ricos… ricos, son los cremosos, ni caldosos ni rissotos, cremosos.

Este de hoy ha quedado especialmente sabroso, y eso que no las tenía todas conmigo, pensaba que quizás la mezcla era un poco arriesgada, pero no, nada más lejos de la realidad, ha quedado de lo más aparente.


Los ingredientes bastante sencillos:

8 colas de langostinos
1 chorizo (este gallego)
Aceite
1 litro de caldo casero Aneto
Arroz calasparra (250ml)

Para el sofrito:

½ cebolleta
½ pimiento verde
5 champiñones


ricos-ingredientes


Vamos por partes.


Lo primero es poner el aceite en la cazuela y sofreír el chorizo enrodadas, lo justo para que soltara parte de su sabor y color en el aceite. Lo retiro y lo reservo.


el-rojo-aceite


En ese aceite añado la cebolleta bien picada y dejo que se haga un poco ella solita.


las-verduras


Ahora el pimiento y los champiñones, todo bien picado. Y sigo sofriendo.


el-chorizo


Cuando está listo añado el chorizo y el arroz, doy unas vueltas a todos estos ingredientes, que siguen sobre el fuego, y añado la primera parte de caldo. Remuevo de vez en cuando. Voy añadiendo caldo según el propio arroz me lo va pidiendo y por supuesto sin dejar de remover, no de forma continua, pero sin olvidar que la comida está en el fuego.


Pruebo para comprobar el punto de sal y del arroz, el caldo ya lleva su sal, pero yo le añadí un poquito más. A falta de unos cinco minutos de cocción añado los langostinos.


langostinos


Mientras sofrío un par de dientes de ajo picaditos, cuando empiezan a dorarse añado el tomate pelado y troceado, y dejo al fuego un instante, nada, segundos. Lo retiro del fuego y añado una generosa cantidad de perejil picado. Mezclo, y añado todo al arroz. Remuevo y casi listo. Apago el fuego y sirvo casi inmediatamente para que el arroz, ni se pase, ni absorba el caldo hecho crema.


cremoso


No uso, de forma habitual, estos caldos, pero diré que me ha gustado, que viene genial tener siempre en casa, que te saca de un apuro además de ahorrarte tiempo en la cocina y que en breve, probaré el especial para paella 100% natural, por supuesto también de Aneto.


arroz con chorizo


Y ya está, listo para comer, buen provecho y... ¡HASTA PRONTO!