27 de octubre de 2014

GastroMAD 2014

Todo empezó el  pasado 30 de Julio con estas palabras:


Y llegó el sábado 18 de octubre, en kitchenclub

Os dejo, en unas cuantas imágenes, para compartir los recuerdos de un día espléndido, inmejorable, sensacional, divertido, brillante, espectacular, generoso, soberbio, en fin, todo buenas sensaciones... 


Dicen que una imagen vale más que 1.000 palabras...


¡Ah! No penséis que me olvido de las empresas patrocinadoras, ni de broma, gracias a ellas y su generosidad,  nos fuimos cargados pero contentos.


degustaboxsilikomart, editorial larousselekue, caldos aneto, chocolates valor, cerezas picota del Jerte, aceites La Portezuela 5 elementos,
pimentón de la Vera las hermanas.

¿Se puede pedir más? ¡Sí!... Que se repita :).


19 de octubre de 2014

Casoulete "Francia - cocinas del mundo"




Octubre es un buen mes para visitar Francia, yo lo hice en este mes y París estaba maravilloso, claro que... Y cuándo no lo está...

Recuerdos aparte diré que elegí Francia para nuestras cocinas del mundo por varias razones, pero la principal, la que más me condicionó, sin duda alguna, su gastronomía, que va más allá de una sencilla, que no simple, omelette.

Pero nuestro vecino país no sólo tiene gastronomía, tiene mucho más. Escribo unos pequeños ejemplos:

Tiene arquitectura como las catedrales de Reims, Chartres, Amiens, Notre Dame, y no sólo catedrales, edificios maravillosos como El Louvre, el Panteón de París, la Torre Eiffel, etc.

El arte se le sale por los cuatro costados. Nombraré: finales del XIX, el impresionismo con Édouard Manet, Toulouse-Lautrec, Gauguin, Cézanne… sin olvidar al fauvista Matisse… en fin, sus Bellas Artes están bien representadas.


Como no quiero aburrir que para eso ya está “la internés”, añadiré que en literatura es el país con más premios Nobel, 14.

Su gastronomía está considerada como referente mundial, aquí, añado, con permiso de España, lo siento, pero me tira la patria. Sin duda, cuna de grandes cocineros como Taillevent, La Varenne, Escoffier, Ducasse y Bocuse ¡Ah! Y la guía roja Michelín… ésta… sin comentarios.

A lo que interesa: mi plato de este viaje.

Me he decidido por una caussolet, plato recio, equivalente a nuestra fabada. Es sabroso y desde luego espectacular. Es típico del Sur de Francia, en especial de las regiones de Languedoc y Mediodía-Pirineos. Si buscas una receta te aparecen tropecientas, por eso me he ido directamente a uno de mis fiables libros, bueno, a mí me lo parece.

El largo tiempo de cocción hace que las alubias y la carne se hagan tan amigos que forman un excelente conjunto.

Ingredientes:

- 300g de alubias blancas
- 125g de cebollas
- 3 dientes de ajo grandes
- 1 ½ litro de caldo sin sal
- 1 hoja d laurel
- 200g d panceta fresca
- 400g de costilla de ternera (ésta era de cherna gallega)
- 2 salchichas de Toulouse (butifarra catalana)
- Sal y pimienta negra
- 1 ramillete de romero y tomillo
- 1 cucharadita de orégano

Lo primero, las alubias en remojo un mínimo de 8 horas.

Después, escurro las alubias y las pongo en una cazuela y añado las cebollas partidas en trozos grandes, el laurel y los ajos pelados y partidos a la mitad. Cubro las alubias con el doble de su volumen de caldo sin sal. Pongo a cocer al fuego durante una hora.

Mientras, preparo la carne, es decir, la troceo. A las salchichas se les quita la piel, a mí se me olvidó quitársela a mis butifarras.

Ahora escurro las alubias, el ajo, la cebolla y el laurel en un colador y reservo el caldo.

El horno ya estará a 170º.

Sazono las alubias con sal y pimienta.

Y vuelvo a poner en el fondo de la cazuela una capa de alubias, encima la panceta, otras pocas alubias, la carne y las hierbas. Encima los tomates bien triturados con un tenedor y un poco de caldo. Encima las butifarras y por último las alubias restantes.


Cubro con el caldo de la cocción de las alubias y por encima el tomillo y el orégano.

Lista para el horno donde pasará un mínimo de tres horas. Hay que comprobar de vez en cuando si necesita más líquido, no debe quedar seco.


Se puede utilizar paletilla de cordero, pecho de cordero, codillo, pato, en fin, yo utilicé estas costillas que estaban en casa y sinceramente no me arrepiento, porque esto no es un plato, realmente es un platazo. Es casi imposible que salga mal con los ingredientes que lleva. En mi casa, teniendo en cuenta hacia que estación del año vamos, se va a comer más de una vez.
Espero que os guste, por lo menos, tanto como a mí.

Sólo me falta poneros los enlaces de vuestros viajes por riguroso orden de llegada y agradeciendo de antemano vuestra participación.


En Octubre viajamos on la "G" de la mano de Teresa en su casa tere¿a dónde?






15 de octubre de 2014

Arroz con setas de otoño - Las mejores recetas de mi madre de Joan Roca



Alfonso ha elegido la receta de hoy. Buena elección, sin duda. Un arroz con setas de otoño, es decir, un señor arroz.

Claro que, setas de otoño ¡uf! Que complicado, no, no... El arroz, no, pero sí encontrar las setas que Montserrat utiliza en su elaboración.

El arroz que he preparado estaba delicioso, a pesar de que no coincidíamos en casi ninguna de las setas, es más,  sólo he utilizado 3 tipos, los que tenía en casa.

Setas cultivadas, champiñones porto bello y boletus secos, sorianos, que han ayudado, y muy mucho, a enriquecer ese caldo.

Primero, antes de mis ingrediente, una foto de los originales, por si alguno tiene la suerte de conseguir ese ramillete de variedades.


Realmente, éstos son los ingredientes. He respetado “casi todo” porque además de utilizar sólo tres variedades de setas, también he sustituido el pimiento verde por pimientos “verdes de Padrón”, o mejor dicho, por la misma variedad pero distinto origen. Los míos, de la huerta Valdeorrana, al fin y al cabo, los dos falan galego.


Limpio y troceo las setas que escaldo un par de minutos en agua hirviendo. Retiro y reservo el agua que ya tiene olor a otoño.

En una cazuela “de barro”, aunque la mía era de barro “inoxidable “, sofrío la cebolla bien picada con un chorro de aceite. Añado las setas y dejo cocer todo un par de minutos.

Es el turno de los ajos picados y los pimientos, también en trozos pequeños.

Tiene que quedar bien sofrito, no quemado, con aspecto de mermelada. Cuando las setas hayan soltado todo su jugo, añadimos el arroz y mezclamos bien.

Voy añadiendo el caldo de las setas y dejo cocer a fuego fuerte 8 minutos. Ahora la sal y dejo que cueza a fuego lento hasta que el arroz esté en su punto.

Montserrat dice que se sirva un poco caldoso, éste no quedó con demasiado caldo, pero cremoso un rato.



Cada día me enamora más el contenido de este sencillo y delicioso libro "Las-mejores-recetas-de-mi-madre" de Joan Roca.

Un arroz que merece la pena seguir probando con más setas, sin duda, cada variedad nueva que se añada hará de él un plato lleno de diferente aromas y sabores, en fin, con sabor a otoño, de montaña, y desde luego con un arroz de grano redondo, he utilizado Bomba. Sencillamente espectacular.

Espero que os guste.

Hoy tenemos nueva amiga, Palmira de comeconmigoelblogdepalmira, algo que me alegra y mucho, una mujer deliciosamente dulce ¡Bienvenida!


Más arroces :)

5 de octubre de 2014

English Muffins


Estos panecillos ingleses me cautivaron desde la primera vez que disfruté con uno de ellos, en un curso en la escuela de Babette.

Hicimos, además de los muffins, scones, también deliciosos si se toman recién hechos y con una generosa capa de lemond curd, mantequilla, mermelada, o lo que más apetezca dependiendo del momento del día.

Recuerdo la sorpresa de más de un asistente al curso con los muffins. Pensaban que se trataba de los típicos muffins americanos, nada más lejos de la realidad. Pero debo ser sincera y decir que ni uno sólo salió descontento con aquel error de conceptos.

Esta receta no es la que aprendimos en el curso, es de uno de los tomos de “La cocina paso a paso” de Salvat. Tomo VII página 2711.

Ingredientes para 18 bollitos:

-15g de levadura fresca (o 2 cucharitas de seca)
- 1 cucharadita de azúcar en polvo
- 275ml de leche
- 450g de harina de fuerza
-1 cucharita de sal
- 1 huevo grande
- 25g de mantequilla fundida.

Lo primero es poner la levadura en un cacito con el azúcar y 30ml de leche templada. Después, dejar la mezcla en un lugar templado hasta que haga espuma.

La harina y la sal se tamizan sobre un cuenco y se hace un hoyo en el centro. Sobre él se añade el resto de la leche templada, el huevo batido, la mantequilla y la mezcla de la levadura. Si se bate a mano con batidora de varillas será durante 5 minutos y si es una eléctrica durante 3 minutos. Por supuesto elegí la eléctrica.

Dejo la masa en el bol que cubro con un plástico para que repose en lugar templado de 30 a 40 minutos, o hasta que prácticamente duplique su volumen.


Para cocer los muffins se utilizan unos aros especiales, yo sólo tengo dos, así que utilicé también un par de aros de emplatar. La cocción se hace sobre una plancha o una sartén siempre bien engrasada con mantequilla.

Esta cantidad de masa se divide en 18 trozos iguales, se les da forma de bola y se aplastan una a una con las manos para dejarlas del mismo tamaño que los aros que ya estarán sobre la plancha engrasada.

Se cuecen a fuego medio durante seis minutos, se retira el aro, se les da la vuelta y se dejan hacer por el otro lado a fuego bajo durante 4 minutos más.


Se dejan enfriar, se abren por la mitad, siempre con las manos, nunca con un cuchillo, se tuestan y bien untados con mantequilla y mermelada son deliciosos, o como los de la fotos, con un rico relleno salado.



Mayonesa con eneldo, lonchas de pera, laminas de pepinillo y tanto salmón como te apetezca. Un no-bocata delicioso.


Espero que os gusten ¡Ah! Y congelan divinamente.